Ser ó no ser... ¡un friki!


Durante esta semana uno de los tantos críticos de blogs que pululan por la red, me ofreció hacerme una crítica de este blog. Yo acepté, conociendo de sobra los riesgos, los cuales forman parte del "juego" y se han de aceptar como tales. Después de leer dicha crítica, hubieron cosas con las que no estaba para nada de acuerdo y así se las hice saber. No fue a más, el crítico piensa de una manera, yo de otra y tan amigos. Pero hay una cosa que no puedo olvidar desde entonces, y es que, hasta la fecha, nadie me había llamado nunca "friki". Según el crítico, la palabra proviene de la película Freaks (en España llamada La Parada de los Monstruos), un clásico del cine. Visto así, pues bueno, hasta puede parecer una forma "romántica" de darle significado. Pero para mí, la palabra friki viene sencillamente de freak, término anglosajón que se utiliza para llamar a alguien monstruo, raro, feo... Por supuesto, el crítico me puso esa etiqueta por mis hobbies y gustos personales, no por mi apariencia física. Para mí un friki es aquel que traspasa el límite establecido de la normalidad, de lo corriente, para convertirse en alguien que sobresalga entre la multitud, para ser una especie de caricatura de uno mismo. Ya sea mediante sus actos o mediante su aspecto. Un friki puede ser aquel que se vista como su personaje favorito de la televisión, el cine ó el cómic, para salir a comprar el pan. Un friki puede ser aquel que hable y se comporte de una forma única sólo porque le guste ser así. Pero no puedo tolerar que se le considere a uno friki por leer comics, ver anime, escuchar música metal... Yo no soy un friki. Ya está bien de etiquetar a la gente. En un momento dado, es posible que alguno se sienta orgulloso por ir a un salón del cómic y creerse que es un friki y que ese es su templo sagrado. Pero realmente no sabe el daño que está haciéndose a él y a todos los que compran y leen cómics en este país que son gente normal con unas aficiones de lo más normales. Por no hablar del desprestigio que supone hacia un medio que lucha, día a día, para ser tratado como se merece. Atrás ha quedado esa imagen del tipo con corbata y traje que no puede reconocer a sus amigos que es lector de comics porque se reirían de él. Eso siempre debió ser así, los comics son un arte por el que mucha gente siente pasión (entre ellos yo). Pero han estado desde el principio ligados a personajes embutidos en mallas ajustadas y/o al humor, y parece que ese tipo de lecturas no eran más que las propias de niños y adolescentes. El mundo del cómic es mucho más que los superhéroes, pero también son esos superhéroes, no hay que olvidarlo. Hay obras maestras y hay obras mediocres, como lo puede haber en la literatura (¿es que Don Quijote no fue uno de los primeros frikis?). Estoy cansado de que me etiqueten. Estoy cansado de cualquier etiqueta, siempre que no se ajuste a la realidad. Soy lector de comics, cinéfilo y guionista, esa sí es una realidad. No soy un friki. No quiero ni acepto que se me compare con "pozí". Me siento como si estuviese en la Europa del siglo XVII, se me tachase de bruja y no importase cuantas veces lo negase, acabaré en la hoguera igualmente. El que quiera ser un friki, pues que lo sea, me parece muy loable y lo respeto, como debe ser. Pero ese adjetivo le hace un flaco favor a los que tenemos ciertas aficiones. Antes de señalar, mejor conocer.

13 comentarios:

caesar dijo...

Vaya crítica¡¡¡
Espero que este tío ni se le ocurra pasarse por mi blog...a mí me da algo¡
Y en cuanto a lo del palabro friki, a mí siempre me hizo mucha gracia, le cogí cierto cariño, hasta que empezaron a llamar frikis a todos esos pseudo-seres humanos que salen en revistas de corazón y programas basura. Eso sí que no...

Doctor dijo...

Caesar, tiemblas? Mmmmm, habrá que visitarte :)

Amigos, las aficiones, como cualquier cosa en la vida, sin menospreciar su seriedad, hay que convertilas en leves, hacer humor de ellas. Sin el humor, la vida es un peso que en ocasiones pesa hasta el punto de no ver más allá.

Lean bien mis notas y no extrapolen, descubrirán que, incluso, hay humor sobre este servidor de ustedes...

Saludos del Doctor, crítico insolente de Blogs...

David Braña dijo...

Caesar: ¡Nah! no has de temer al doctor. Como él bien dice en otro comentario aquí mismo, sus críticas se han de tomar con humor, lo cual las convierte en poco serias y lo cual las lleva a ser innecesarias.

Doctor: Yo soy un tío con muchísimo sentido del humor, te lo aseguro.

Zorikaan dijo...

No tengo nada en contra de las críticas, de hecho soy un criticón por deporte y puro placer.
Lo que nunca hay que olvidar, según mi modesta opinión, es que es más fácil criticar que exponerse a las críticas, y que siempre se ha de pensar más allá: entiendo que todas las críticas (deberian) se rigen por el humor y la buena intención, pero lo que a algunos no nos importa ofende a otros y eso siempre debe dar que pensar al crítico (que entendemos que es buena persona XD).
Apa!Que la fuerza os acompañe!

P.D.: Porque yo si que soy un friki de cojones XD.

David Braña dijo...

Zorikaan, puede que te sientas como un friki, pero para nada lo eres. Un besote maco!!

David Braña dijo...

Volviendo con Zoriakaan (que para eso es de la familia :D). Creo que te equivocas al definirte como friki. En un momento dado puede resultar divertido formar parte de un grupo, pero es lo que le gusta a la sociedad moderna, formar grupos. Crear etiquetas, tener a la gente agrupada en montoncitos para que estén ordenados. Nuestros abuelos eran unos frikis cuando se reunían a jugar una partida de dominó? Lo eran cuando leían el TBO? No es una cuestión de sentimientos, me parece genial que alguien se sienta integrado y poder compartir aficiones con los demás. Pero siempre que eso defina realmente lo que eres. Piensa una cosa: ¿Quién es más friki? ¿Tú cuando te vas a jugar con la consola, a jugar una partida de rol ó a leerte un libro? ¿O aquella persona "adulta" que se sienta ante un televisor para ver como otra persona, que no se acepta como es, se somete a 20 operaciones seguidas para que luego todo el mundo la quiera? Un beso.

caesar dijo...

Ja, no hay miedo hombre...mientras toda crítica sea constructiva. Porque las destructivas no conducen a nada. Pero también hay que entender que el que critica, es criticable a su vez. Y además, toda crítica de este estilo es unidireccional, es decir, consta de una única opinión totalmente cuestionable. Puede que el bueno de doc tenga o no razón, pero es SU OPINIÓN, que para nada comparto, todo sea dicho.
Doc, con o sin Marty McFly, pásate cuando quieras.
En otro orden de cosas, ya he visto la peli de Spiderman...y me ha defraudado un montón¡¡¡

Zorikaan dijo...

Yo me considero friki, pero no como etiqueta: creo que hoy en día no es algo negativo.

Hoy en dia (en mi opinión) se le llama friki, excluyendo a los televisivos que dan un poquito de grima, a toda persona que sepa de algo.

Si alguien se sabe las constelaciones, es un friki, si trabaja demasiado, es un friki, si sabe cuantos episodios tiene Dragon Ball (508), es un friki...

No es que me etiquete, es que no me ofendo. Lo que dicen la mayoria de las personas me resvala, yo soy yo y ya está (sin operarme, aunque he pensado ponerme tetas).

P.D.: Todo esto es por culpa de los examenes, VIVA LA EVALUACIÓN CONTINUADA!

David Braña dijo...

¡Dios!!! No me digas eso!! Mañana voy a verla yo y espero no compartir tu opinión :D Saludos!

caesar dijo...

Igual sí te gusta, que tener, tiene sus momentos...pero...
Ya me contarás.
¡ Suerte !

Anónimo dijo...

He leído la crítica, me parece ofensiva, sin más, no aporta nada y cae en un error.
Confunde todo un medio de expresión, en este caso el comic, con un genero (el de superhéroes).

Para criticar un medio habría que conocerlo.

David Braña dijo...

Aleluyaaa!! Lástima que no sepa tu nombre :D

Doctor dijo...

Mmmmm, un debate... creo el cartero está llamando a la puera...

Asomaos a mi última crítica, os va a enloquecer, palabra del Doctor...

Próximamente un artículo que hablará sobre verdades y mentiras, os encantará...:)

Anónimo mío, mmmm, nos conocemos? mmmmm... Besos y abrazos y otras carantoñas

Saludos del Doctor, un inculto, ya sabéis... :)