4 hombres y un destino (Crónica de la I Feria del Cómic de El Provencio)

¿Qué ocurre cuándo metes a 4 hombres en un coche durante 7 horas? Pues que el auto en cuestión queda con un olor a tigre que ni te cuento. Pero... ¿qué pasa cuándo metes a 4 frikis en un coche durante 7 horas? Pues que, aparte del olor a tigre, lo que ocurre es que no hay margen para el aburrimiento. El viernes por la tarde recogí en la estación de trenes de Vigo a Adolfo Rodríguez Taboada (Santiago de Compostela), David Buceta (Vilagarcía) y Carlos Ríos (Ferrol). Adolfo y Buceta ya habían coincidido conmigo en el viaje a Pedroñeras el pasado año, pero este año se sumó Carlos, dibujante y colaborador en el nº2 de El Arca, de próxima aparición. Me preguntaba si el pobre sabía lo que hacía al compartir "aventuras y desventuras" con tipejos de nuestro nivel, pero enseguida me di cuenta de que encajaría en el grupo sin problema alguno. El caso es que, desde que subimos al coche y nos pusimos en marcha hacia El Provencio, hasta que llegamos de vuelta a Vigo dos días después, la nota predominante fue hablar. No dejamos de hablar en más de 48 horas (estoy seguro que incluso dormidos hablábamos, pero como no nos escuchamos nunca podré probarlo). En ambos viajes, tanto de ida como de vuelta, "descargamos" tanta información que hubiesen hecho falta unos cuantos discos duros de gran capacidad para almacenarla (otra cosa es que la información fuese útil para algo, pero bueno...). A las 2 de la madrugada del viernes al sábado, llegábamos a El Provencio, donde nos esperaba José Manuel Triguero "el hombre sin miedo". No, no tiene los sentidos hiperdesarrollados, ni se viste con mallas ajustadas para salir a combatir el crimen. Lo que él hace tiene mucho más mérito, pues promueve movimientos y crea eventos culturales, luchando así contra la incultura (una pesada losa en este país). En una tierra conocida por el cultivo del ajo, él prefiere sembrar arte y ver como crecen grupos de rock y heavy metal, autores de cómic, actores de cine...
Al día siguiente comenzó oficialmente la I Feria del Cómic de El Provencio. En una amplia sala del hotel Juype Tierrallana, donde nos hospedaron, nos dieron de comer y nos aguantaron en todo momento y donde nos hicieron sentir muy a gusto. No tardaron en comenzar las visitas y las actividades, incluso para los más pequeños, que podían marcharse de allí con la cara pintada, como uno de esos superhéroes, hadas, duendes y demás personajes ficticios que tanto les atraen. La primera charla corrió a cargo de Adolfo Rodríguez Taboada, creador de Planeta Inquietante y guionista que colabora tanto en El Arca como en Sinónimos de Lucro, acompañado por el dibujante Alberto Aguado, ya que ambos preparan un proyecto conjunto titulado Planeta Zombi. La siguiente charla era para presentar al mejor fanzine nacional y parte del infinito como es Sinónimos de Lucro (sí, Buceta, es todo peloteo, no te hagas ilusiones), de la que nos ocupamos David Buceta y un servidor. La mañana siguió muy bien en cuanto a visitas y en cuanto a ventas de El Arca y el Sinónimos. Llegó el dibujante y también colaborador de El Arca, Aurelio Moreno, que vive por la zona, el cual hizo algún que otro dibujo y con el que pude intercambiar impresiones de proyectos y demás temas relacionados con el cómic. También estuvo a punto de venir Juan Alarcón (Evil War), pero aunque lo intentó hasta el último momento, le fue imposible. Fuimos a ingerir unos deliciosos alimentos que nos sirvieron los maravillosos amigos del hotel (¿se puede ser más pedante?) y, tras relajarnos un rato, comenzó la maratón de la tarde. Continuaron las ventas,  y las charlas. La primera de la tarde fue para presentar El Arca, donde nuevamente compartimos micrófono (esto suena un poco "raro" ¿no?) Buceta y yo. El número de visitas aumentó y, con ellas, los pedidos a los dibujantes, que no levantaron la cabeza del folio en muchas horas (sobre todo Carlos Ríos, que el muy "ingenuo" se sentó a descansar y acabó destrozado...). La siguiente charla corrió a cargo de Joaquín Sanjuan, escritor de la novela Leyendas de Lacenor, y el propio Triguero, pues aprovecharon para presentar también el proyecto conjunto en formato cómic que están preparando, basado en el mundo de la novela antes citada. Poco después vendría el plato fuerte del día, pues apareció Salva Espín, dibujante murciano que trabaja desde hace varios años para Marvel Cómics. Un tío muy natural y cercano, que nos contó algunos de los mejores secretos mejor guardados de "la casa de las ideas" y que luego nos enseñó lo "fácil" que es dibujar un Lobezno. Muchos de nosotros aprovechamos para pedirle un "dibujillo", entre ellos yo, claro... Para finalizar el día y, por tanto, la feria, compartimos mesa todos, debatiendo sobre diversos temas relacionados con este mundillo que tanto nos entusiasma. Fue una charla muy interesante y, sobre todo, de muy buen rollo.
Una vez terminamos, nos merecíamos el descanso del guerrero. Y que mejor que una buena cena con sus cervecitas, aderezado con un concierto de heavy metal de dos grupos de la zona, uno de ellos de Triguero (sí, el tío está en todas partes, si me llegan a servir sopa, allí me lo encuentro). Nos "convenció" para subir al escenario cantando una versión de Judas Priest, donde demostramos porque nos dedicamos a otros menesteres y nos alejamos del mundo de la música (menos Buceta, que el tío domina el bajo y la armónica en su grupo Los 22).
Al día siguiente, desayuno de campeones y de regreso, no sin antes hacer una parada en la feria del ajo de Pedroñeras, donde probé diversos embutidos (todos muy ricos), y donde (esta vez sí), nos hicimos con unas cabezas de ajo como "souvenir".
Como siempre, para finalizar, dar las gracias a todos, desde los conocidos hasta los anónimos que acudieron por allí, porque fue una experiencia inolvidable que aún no sé si me merezco. Desde luego, si nos vuelven a "necesitar", yo volveré a acudir.

"Seguro que no hago ni un dibujo" (ingenuo...)

"Conoce mi Planeta Inquietante"

La pose del artista

Aurelio dándolo todo el ratito que estuvo

Triguero también desplegó todo su repertorio de "criaturitas"

Diciendo algo coherente, para variar

Comienzo de la charla de Espín

Una rayita por aquí, un circulito por allá...
¡Voilà! ¡Un Lobezno!



Y aquí otro Lobezno. Más zombi y dedicado. ¡Gracias, Salva!


5 comentarios:

Fernando Sosa dijo...

Me encantan estas cronicas David,felicitaciones por toda la movida a la cual leo,paraticipas con total entrega y ahinco.Un saludo colega.

carlos rios esarte dijo...

Creo que va a ser mejor que me haga guionista como tú David!!! XDDDDDDDDDD;)Qué bien vivís!!!!:)

Buena crónica.

ROBERTO dijo...

Joder, que ambiente buenroller se destila...

David Braña dijo...

Que vivimos bien dice... Si nos quitas a las top models, los cochazos, las mansiones y el portátil, no somos nada :P

carlos rios esarte dijo...

jajajaja. La vida es así, solo nos quedan los cómics!!!:)