A perpetuidad y en todo el Universo

Nota: Aconsejado por distintas personas, he eliminado las partes que había incluido del contrato de forma literal, por razones legales.  Espero que aún así, el artículo transmita lo que deseo.

Los que me conocen saben que me apasiona el mundo del cómic y escribir guiones. Los que me conocen, saben que, a lo largo de todos los años que llevo escribiendo y luchando para abrirme paso (con educación, sin empujones), saben que me he encontrado de todo en el camino. Hoy quiero hacer mención especial a los editores.
Les tengo un gran respeto a estos señores o señoras, creo que son necesarios para que autores como yo y otros muchos, tengan la oportunidad que buscan, que tanto desean, para demostrar de lo que somos capaces y que nuestro trabajo sea reconocido como merece. Hay editores que respetan ese trabajo, que se vuelcan en que todo salga bien y que son verdaderos profesionales. Otros muchos parecen infranqueables, siempre te responden con un amable mensaje de negación al que no sabes si reaccionar con fustración o darle las gracias. Algunos envían como respuesta que han recibido tu proyecto y que si en X días no contestan es que no les interesa. Y por último, los hay (y para mi gusto, son demasiados) que ni siquiera se dignan a contestar.
Casi sin quererlo, los he separado en diferentes grupos. Estos grupos existen aquí, en nuestro país, en Francia y en los USA. Pero quiero centrarme en uno en particular: el "señor" Sean O'really, editor de Arcana Comics, editorial canadiense.
Sean contesta a todos (o casi todos) los mensajes. Aunque es un tipo escueto, muy escueto, en palabras, tienes que intentar "descifrar" lo que realmente quiere decir, pero al final logras entablar una comunicación más ó menos fluida. Llevaba varios años intercambiando e-mails, mostrándole proyectos, pero al final nunca conseguíamos concretar nada. Hasta este año. Este año, el "señor" Sean se interesó por dos proyectos (los cuales prefiero no mencionar) y yo pensé: "¡al fin!". Editar con una editorial pequeña como Arcana no suponía ganar mucho dinero, pero sí adentrarme en el mercado americano. Bueno, eso pensaba yo... El caso es que me envió el contrato y, una vez traducido al castellano, lo que leí me dejó perplejo. Los dos puntos que más me marcaron fueron:

-Nos entregaba 250 USD. a mí y al dibujante (a repartir) como adelanto, pero si, al entregar el cómic listo para llevar a imprenta, comentíamos algún error en la maquetación o algún otro error de tipo técnico, nos restaba 50 USD. por cada uno de esos errores.
-Los derechos de la obra eran totalmente suyos, no teníamos ningún control sobre ella, apareciendo expresiones como "a perpetuidad" y "en todo el Universo" que dejaban claro lo que comento. Con semejante contrato, podía incluso obviar los nombres de los creadores, hacer los cambios pertinentes de la obra o publicarla (o no) cuando quisiera (pues ninguna fecha indicaba lo contrario). Era como un contrato de compra-venta más que un contrato de publicación.

Podría contaros mucho más, pues el contrato tiene once páginas llenas de cláusulas todas ventajosas para el editor, pero tampoco quiero aburriros... Intenté negociar un contrato mejor, pero se negó, justificando que es una editorial pequeña que no puede ofrecer nada más. Por supuesto, no firmé, por fortuna tengo esa opción, pero me sentí insultado y agredido. Sin duda, habría que crear un grupo nuevo de editores para encajar al "señor" Sean O'really.

7 comentarios:

Julkillo dijo...

El último punto seguro que era:"Puede usted subirse ya los pantalones"

Qué jopu...

R A U L E dijo...

Es un insulto para los buenos editores (sí, los hay) calificar de editor a semejantes estafador aprovechado (por no decir H la gran P).
Un abrazo, David (espero que el tan Sean aprenda de ti algo de dignidad, aunque lo dudo mucho).

ROBERTO dijo...

Por desgracia hay unos cuantos como el prenda este, y lo suyo es que les pongamos nombres y apellidos como has hecho tú David...
La lastima es que seguro que más de uno ha firmado ese tipo de contrato.

David Braña dijo...

Julkillo: pues quizás es lo que hubiese faltado, visto lo visto...

Raule: Pues sí, desde luego que hay buenos editores, eso no lo pongo en duda.

Roberto: La idea era desahogarme un poco pero sobre todo que otros compañeros pudiesen aprovechar mi mala experiencia. Y lamentablemente sí, hay otros muchos que han firmado...

Abrazotes para todos y gracias por pasaros por aquí.

carmen (barna) dijo...

Guárdate la anécdota y cuando seas famoso pásate por casa del señor Sean O'really. Esto les ha pasado a muchas personas del mundo de la cultura, sólo hay que leer las biografías de muchos de los que han conseguido sus metas.

De momento tu experiencia nos sirve a los demás. Gracias por compartirla

GULA dijo...

Felicidades david, la verdad que gente asi hay por todo el mundo, y sabemos que gente sin experiencia hubiese firmado sin siquiera leer el contrato.Por eso admiro lo que nos muestras a nosotros que apenas estamos azomando la cabeza en este mundillo.saludos y sigue asi

David Braña dijo...

Gracias, Carmen y Gula. Espero que sí, que el señor O'really deba arrepentirse algún día por no respetar como se merece a los autores. Saludos