Entrevista a Javier Aranda

Javier Aranda es un autor que ya lleva bastante tiempo dedicándose a dibujar cómics. Lamentablemente, se encuentra en una situación como otros muchos autores españoles, obligado a buscar trabajo en otros países ya que no ha tenido oportunidad de demostrar su talento en España. Debido a eso, Javier es prácticamente desconocido aquí, así que desde Seventeen Comics, voy a intentar que eso cambie, aunque sea un poquito.

SEVENTEEN COMICS: ¿Por qué decidiste dedicarte a esta profesión?
JAVIER ARANDA:
Cuando era muy pequeño, no más de cinco años, mi padre me traía ejemplares de TBO (principios de los 80, no me preguntes si aún se editaban o no porque no tengo ni idea) y Mortadelo y Filemón y demás y ya me motivaba a dibujar narizones. Luego me pillé los superhéroes, y claro, aquello fue una revelación divina, porque es un género maravilloso en el que todo es posible. Y desde entonces era difícil para mi no terminar dibujando comics: desde los tres, cuatro años ya dibujada en cualquier trozo de papel que se me ponía por delante así que era un proceso natural que terminara en algo relacionado con esta locura, pese a que a veces la vida ha parecido poner todo su afán en contra de esas aspiraciones comiqueras. No ha sido fácil.

S.C: ¿Cuánto hace exactamente que eres dibujante de cómics?
J.A:
Como afición, toda la vida. En plan más profesional desde hace 5 años más o menos.

S.C: En todos estos años, si tuvieses que hacer balance personal ¿cuál sería el resultado?
J.A:
Positivo en lo personal. Por circunstancias que no vienen al caso pasé una etapa muy dura en lo personal, y el hecho de pararme y pensar qué quería hacer, y decidirme por luchar por aquello que más me gusta ya fue en sí una victoria.
El cómic, la historieta, es algo maravilloso, y es algo en lo que nunca dejas de aprender. Siempre hay autores que conocer, obras que descubrir, relecturas que disfrutar, y mercados nuevos en los que trabajar; y eso como autor debe enriquecerte de alguna manera. No puedo entender que un dibujante llegue a un determinado nivel, y no quiera experimentar más ni explorar nuevas formas de expresarse. Aquí tienes que estar despierto, y en cierta manera es una forma de sentirte vivo a pesar de tener muchas horas al día el culo aplastado en un mismo sitio. :D
No obstante aun espero algún día poder publicar mis propios proyectos como autor completo.

S.C: Tu palmarés es bastante impresionante. Has trabajado con multitud de editoriales de Estados Unidos como: Avatar Press, Alpha Omega, Atlantis Studios, Devil’s Due, Across The Pond, Law Dog Comics, Cool Comics, e incluso con DC y Marvel Comics. ¿Con cuál de ellas te quedarías? Aunque supongo que hacer algo para las todopoderosas DC y Marvel debe de ser un “subidón” y es a lo que todo dibujante aspira ¿no?
J.A:
Bueno, te puedo decir que hay algunas con las que definivitamente no me quedaría. Jejeje.
Bueno, el caso es que aunque era algo que ya sabía de oídas, me ha sorprendido vivir en carne propia la mejora de trato de los editores de las grandes editoriales con respecto a las pequeñas. Yo me he pateado unas cuantas indies y la verdad es que he tenido algunos editores un pelín subidos, que te sorprendían con unas correcciones de página bastante esperpénticas y repetitivas. Nada que ver con DC Comics, Marvel o Devil's Due, que si bien son tan exigentes o más con las fechas de entrega, el trato y el interés ha sido mejor del que he disfrutado incluso a veces en mi propio país, a lo cual todavía no le he encontrado explicación.
Es difícil quedarse con una editorial en concreto, en todas encuentras algo (o no lo encuentras) y al final con quien trabajas son editores, es decir, personas que aman los cómics como tú y yo, no tanto marcas comerciales abstractas. Pero es cierto que por el cariño y la nostalgia de tantos años disfrutando de los superhéroes, Marvel y DC son un lugar muy especial y exigente en el que trabajar. Y sin duda la confianza que Devil's Due ha depositado en mí es algo que no puedo olvidar de ninguna manera.

S.C: Para España, en cambio, tus trabajos son escasos. Has colaborado con Sulaco, Megamultimedia, Recerca y publicaste el cómic Black Clark con Burz Comics, escrito por cierto guionista conocido por aquí (risas). También colaboraste con una historia de 2 páginas para un homenaje a las víctimas del atentado del 11-M. ¿Qué recuerdos guardas de estos trabajos? ¿Crees que el mercado nacional no apuesta lo suficiente por los autores españoles?
J.A:
Black Clark es para mi un cómic muy especial, porque es el primer cómic publicado, en 2002, y además ilustrando tus guiones, ya que desde el fanzine “Indispensable” estuvimos colaborando y luchando por sacar un proyecto adelante, cosa finalmente conseguida con Black Clark del que aprendí una barbaridad a nivel de narrativa y composición.
“Marzo, en Tinta Propia” fue un proyecto muy especial. Es una obra de la que guardo un gran cariño porque los atentados del 11-M me afectaron profundamente, como a todos los españoles, y me dejaron una necesidad de expresar lo que llevaba dentro de alguna forma. Victor Alós ideó y coordinó el proyecto, buscó subvenciones públicas y privadas y se logró sacar el proyecto adelante con el aporte de un gran abanico de autores españoles que empezaban, hoy día figuras consagradas en España. En mi caso proponía una llama de esperanza, una necesidad de cicatrizar heridas y salir adelante. Además estaba prologado por el mítico Juan Antonio Cebrián, para mí el mejor comunicador de radio que se ha puesto delante de un micrófono en este país, y un amigo muy especial para todos los que somos rosaventeros.
Respecto a la situación del cómic en España, todo se reduce a lo de siempre: no hay industria. Dicho de otra manera, los que tienen los resortes y la infraestructura para crear industria propia no arriesgan, y sus labores casi se reducen a veces a comprar derechos extranjeros, subcontratar packagers para que les maqueten los tebeos y mandarlos a imprenta y luego a la distribuidora. Aunque no tengo mucha idea de edición (¡como ves, ninguna! XD), a priori para mí eso no es editar comics, eso es gestionar derechos de publicación.
Por otra parte, te encuentras que las pequeñas, que son las que menos pueden, sí son las que más arriesgan, y ahí tienes a Joseba en Aleta, a Dolmen, a Ricardo Esteban de Dibbuks, Edicions DePonent... que con pocos medios luchan por crear obras propias, por desarrollar productos que luego se puedan explotar fuera (mercaderías, que te diría un contable), de los que se puedan sacar beneficios continuados.
Aun así esta visión sería incompleta si no reconocemos que a veces las grandes no dependen de sus editores de cómics, sino de los departamentos de ventas de su multinacional por encima de ellos que les controlan muy férreamente y les impiden moverse más de la cuenta. Por eso siempre valoro los movimientos de Planeta, ahora con su nueva línea, por buscar modelos diferentes para sacar adelante una industria propia que a la larga, y con cierto rigor en la elección de proyectos, fortalecería a todo el mercado.
Y claro, luego está la distribución, en el fondo el verdadero problema español no solo del cómic, sino también del cine, los tomates, las sandías, las alcachofas, etc. Y es que nunca terminaré de entender que el mero hecho de trasladar un producto de un punto A a un punto B pueda costar un 40% del precio final como mínimo: la economía especulativa no debe ser lo mío, porque por más que lo intento es algo que definitivamente no me entra en la cabeza.

S.C: Me resulta curioso que trabajes tanto en los USA, pero en cambio no has hecho nada para Francia. ¿No te atrae ese mercado o por el contrario no ha surgido la oportunidad de trabajar en él?
J.A:
Me encantaría publicar en Francia, y es uno de mis grandes sueños. Estos años no he tenido demasiado tiempo para mandar muestras y moverme, pues con el trabajo americano ya tenía suficiente carga de trabajo, pero me atrae muchísimo, y espero poder hacer algo algún día. Una de las cosas más agradecidas serían las fechas de entrega tan holgadas que hay en Francia, eso de disponer de más de un día para entregar una página acabada debe ser como tocar el paraíso con las manos. :-)

S.C: Háblanos un poco de tus gustos particulares relacionados con los cómics: obras, autores...
J.A:
Ahora mismo de las que estoy haciendo las que más me ponen son el Green Lantern de Geoff Johns e Ivan Reiss, Los 4 Fantásticos de Mark Millar y Bryan Hitch, o el Superman de James Robinson en el que tengo muchas esperanzas (no en balde es el guionista de esa pieza maestra de los noventa que es Starman), el manga Lobo Solitario y su Cachorro de Kazuo Koike y Goseki Kojima, El Capitán Torrezno de Santiago Valenzuela, las sagas de Aldebarán y Beltegeuxe de Leo, la reedición de los Nuevos Titantes de Wolfman y Pérez, lo mismo de El Principe Valiente de Foster, etc. Y tengo muchas ganas de pillarme los TPBs del Iron Man de Salvador Larroca o el Blacksummer de Ellis y Ryp.
De autores españoles hay una gran variedad con los que siempre disfruto mucho, como José Luís García López (del que acabo de pillarme un monográfico de la editorial Twomorrows; para mí es el puto amo junto a Neal Adams y George Pérez), Carlos Pacheco, Salvador Larroca, Juanjo Guarnido, Juanjo Ryp (no es porque sea mi amigo, pero es que este hombre tiene a partes iguales una capacidad de trabajo, genio y humildad sin parangón; si pusiera el pie en las majors lo reconocerían como uno de los 2-3 mejores dibujantes que ha dado este país), Vicente Cifuentes, Santiago Valenzuela, etc.
Y de extranjeros, casi todos desde Will Eisner y Hal Foster, pasando por Neal Adams, Katsuhiro Otomo, Moebius, Manara, Juillard, Miller, George Pérez, etc.
Supongo que soy bastante variado en ese aspecto, con lo bueno y malo que conlleva.

S.C: Si tuvieses que dar algún consejo a dibujantes que empiezan ahora ¿qué les dirías?
J.A:
Varias cosas. La primera y más importante de todas, antes de nada tienen que poner en orden su cabeza: saber exáctamente qué quieren hacer con su vida, los riesgos a los que se exponen si deciden prepararse para algo como el cómic, valorar “sin madres de por medio” si creen que su potencial y su capacidad de trabajo les permitirán sobrevivir a años de perfeccionamiento antes de publicar su primera obra. Está muy trillado el dicho de que “si lo deseas y luchas por ello lo conseguirás”, y la realidad cierta es que a veces con las simples ganas no son suficientes: nunca he creído que se nazca con talento (nadie nace sabiendo), pero sí con aptitudes que hay que esculpirlas con años, sacrificios, cabezonería y carácter frente a la incomprensión de “los profanos”, una brutal autoexigencia (algo que falla mucho más de lo deseable) y lo más importante, mucho mucho mucho trabajo. Creo que con esos ingredientes los palos te van a caer exactamente igual (porque aquí te caen muchos palos, vaya eso por delante) pero quizá tengas mas herramientas en tu mano para sobrevivir a “los años oscuros”, y finalmente publicar.
Y ahora con internet hay muchas páginas web y redes sociales dedicadas al dibujo en la que gente de todo el mundo publica sus trabajos, y te permite un baño de realidad de lo que son tus posibilidades reales. Y al mismo tiempo puedes aprender mucho viendo el trabajo de los demás, y enriqueciendo con tu visión del medio este fantástico mundo que es el cómic.

S.C: ¿Es recomendable contar con un representante a la hora de buscar trabajo en el extranjero?
J.A: No es imprescindible, pero en mi caso particular sí que es recomendable, por la mera razón de que me consumiría mucho tiempo y energía en moverme por mi cuenta, y cuanto más tiempo disponga diariamente un dibujante para dedicarse por entero a la página (y no menos importante, también a su propia vida social), mucho mejor, porque las fechas siempre están a la vuelta de la esquina y la maquinaria editorial no puede pararse mientras tú te dedicas a atar tu siguiente proyecto.

S.C: ¿Cuál es tu máxima aspiración como autor?
J.A:
¡Que hagan una película de un tebeo mio en Hollywood y retirarme con mi novia a una isla tropical! Jejeje. No, es broma; tampoco sería muy deseable una vida tan ociosa.
Desearía poder seguir trabajando con mis personajes favoritos de Marvel y DC, hacer unos cuantos álbumes en Francia y también poder publicar mis propias obras en España; esto último está complicado, pero bueno, es el objetivo que me he marcado a largo plazo y a ver si hay suerte. Como siempre digo, hay que avanzar pasito a pasito: vigilando el horizonte, pero no ensimismándose con él porque corres el riesgo de pegártela. :)

S.C: ¿Puedes contarnos algo sobre tus próximos proyectos?
J.A:
En lo más inmediato, pues en octubre sale en los USA el nuevo número, el 7, de “Worlds of Dungeons & Dragons” de Devil's Due, en donde dibujo una historia autonconclusiva de 20 páginas con los populares personajes Raistlin y Caramon del universo Drangolance.
Un mes después, en noviembre (y hasta enero de 2009), se publica una nueva serie limitada mensual de tres números (de 48 páginas) que acabo de empezar para la editorial, que se titulará “Dragonlance Legends: War of the Twins” y que vuelve a remitirnos al poderoso mago Raistlin, su hermano bárbaro Caramon, que junto a la sacerdotisa Crysania vivirán una aventura 100 años en el futuro del mundo de Krynn.
Al margen de Devil's Due también he terminado recientemente una novela gráfica de 49 páginas con Law Dog Comics, que si todo sale bien se publicará a principios de 2009, también en Estados Unidos. En cuanto liberen la información daré más datos. Aunque tardé más tiempo del previsto en terminarla, la verdad es que me lo pasé pipa ya que pude disfrutar dibujando robots y objetos cibernéticos con muchos detalles.
Dentro de unos meses espero terminar el primer tomo de otra novela gráfica de la que llevo ya 80 páginas dibujadas, y que es una historia bastante original que mezcla misticismo, muerte y ecología. Aunque ésta tardará más en salir, los planes serían que también estuviera para el 2009.
Y ya terminada esa etapa centrarme en mis propios proyectos mientras los compagino con el trabajo para los USA; llevo toda la vida abandonando en un cajón mis historias y ya es hora de preparar un par de guiones que me llevan comiendo por dentro demasiado tiempo, para moverlos por aquí y Francia.
Es hora de asumir el riesgo de gestar por mí mismo una obra propia y exponerme sin complejos como autor completo; y ver si es cierto o no eso de que la mayoría de dibujantes tenemos un nivel de dibujo inversamente proporcional a la calidad de nuestros guiones. En fin, para comprobarlo solo el tiempo, y los lectores, serán los que dicten su inapelable sentencia... tras pasar el necesario filtro de un editor, claro. ¿Queda ahí alguno leyendo esta entrevista? ;-D

S.C: Espero que sí :D

2 comentarios:

J.A.Rubio dijo...

Cojonuda la entrevista a Javier.
Desde luego a mejorado muchiiiiiiisimo desde aquel Black clarc.
Me alegra ver que tu sigues en la brecha.
Te mando la dirección de nuestro blog por si quieres añadirla.

Jose Antonio Rubio

arandalus dijo...

Muchas gracias por los comments y por la entrevista!!! Anima mucho a tirar hacia adelante! :)